La universalidad de parir y ser parido

Franz Kafka y Jorge Luis Borges. Dos tótems de la literatura y el cuento. Hombres, los dos. María Fernanda Ampuero y Yael Weiss no dudaron ni una milésima de segundo al citarlos como sus grandes referentes al decidirse a escribir cuentos. No fue hasta la mitad del conversatorio sobre cuentos moderado por Nivardo Trejo que Weiss se dio cuenta de ese hecho, para resaltar que ojala las futuras generaciones de escritoras puedan citar a mujeres al responder a dicha pregunta.

Podría ser cualquiera de ellas dos. U otra de las muchas mujeres escritoras latinoamericanas del momento. Y es que en efecto, ambas destacaron la literatura que actualmente escriben las mujeres en el continente. "Esta generación es un coro que habla con muchas voces distintas que hablan al mundo con un espíritu común. Tenemos una sororidad muy especial. Hemos estado tan invisibilizadas que la visibilidad de una es de todas", señaló Ampuero.

Si bien el tema principal eran los cuentos, y en una buena parte de la plática se habló de ello -¿por qué escribir cuento?, procesos de escritura, temas...- hubo algo flotando en el aire todo el rato: la universalidad de lo femenino y el sistemático empeño patriarcal de hacerlo trizas. Era inevitable. Y, quizás, decir "flotando en el aire" no sea lo más adecuado, ya que Ampuero y Weiss no tuvieron problemas para hablar con claridad y sin tapujos sobre el tema. Como debe ser. 

Rescatamos dos frases que lo resumen a la perfección:

"Lo más épico no es Homero.Épico es sacar un melón de tu vagina. ¿Qué Iliada? Odiseo paséo en barco con sus amigos, mi mamá estuvo de parto 24 horas"

"La experiencia universal es la vaina que le pasan a los hombres, cuando la gran experiencia universal es parir y ser parido. El cuerpo. No solo nos han silenciado a las mujeres, también nuesteros temas. En todo thriller, en toda historia de violencia, hay una mujer muerta. Y luego me dicen que de dónde salen la violencia de mis textos..."